Balón elipse ingerible

¿Conoces el balón elipse?

El balón gástrico o intragástrico es una esfera flexible de silicona que se introduce en el estómago con el objetivo de facilitar la pérdida de peso. En el campo de los balones gástricos, el balón elipse presenta muchas ventajas en cuanto a su colocación y extracción.

Ventajas de elipse

Uno de los inconvenientes que presentaba el primer balón gástrico era que se colocaba mediante un proceso invasivo. Sin embargo, el balón elipse mantiene la efectividad a la vez que elimina las molestias y los riesgos del método tradicional. No se requiere endoscopia ni anestesia o sedación para su colocación y extracción.

El procedimiento se lleva a cabo en consulta, siempre bajo supervisión médica, y no dura más de 15 minutos. El paciente ingiere una pequeña cápsula que se rellena con líquido por medio de un catéter. A continuación, se hace un control por radiografía y, por último, se rellena el balón y se retira el catéter. Después de un periodo de unos 4 meses, el balón se vacía y se elimina de manera natural sin necesidad de extraerlo.

Efectividad del balón elipse

Este balón intragástrico facilita la pérdida de entre 15 y 20 kg. Está pensado para personas con sobrepeso que tienen dificultades para controlar el apetito, ya que reduce la capacidad gástrica y aumenta la sensación de saciedad. Este sistema ayuda al paciente a repartir las comidas en varias raciones más reducidas a lo largo del día, lo cual promueve una pérdida de peso gradual.

Por último, no debe olvidarse que cualquier sistema de apoyo para la pérdida de peso, incluido el balón gástrico, debe ir acompañado de una reeducación en cuanto a hábitos alimenticios. Es fundamental aprender a comer de manera más equilibrada y seguir un estilo de vida activo, positivo y saludable. Esta es la única manera de lograr resultados satisfactorios y permanentes.

¿A que esperas para dar el cambio?

Sin comentarios

Añadir un comentario